¡No me gustó Bali!

Sí, Bali es paradisiaca, romántica y muy hermosa; tanto que algunas de mis mejores fotos de viaje las he tomado ahí. Pero no, no me gustó Bali. Y el objetivo de este texto no es hablar mal de uno de los destinos mejor valorados del mundo ni ser polémica, el objetivo es explicar las razones por las cuales se complicó mi viaje para evitar que te pase lo mismo.

Prepara tu llegada a Bali

Denpasar, la ciudad en donde se encuentra el aeropuerto nacional e internacional de Bali y maneja una cantidad de tráfico aéreo tan impresionante que se vuelve un foco perfecto tanto para estafadores como para proveedores turísticos. Mi llegada fue por el área internacional y comencemos por las revisiones “aleatorias”. Al ser un foco de entrada de tanto turista y al estar prohibidas las drogas es normal que hagan más revisiones de lo normal en su aeropuerto, sin embargo, si te toca esta “suerte” prepárate para preguntas extras y perder tiempo a la llegada.

Pasando el área de seguridad es momento de lidiar con decenas (literalmente) de personas ofreciéndote llevarte a tu hospedaje. La mayoría te darán precios excesivamente altos, pero al menos que tengas internet desde tu llegada la opción de pedir algún servicio por aplicación móvil se complica, así que lo que te queda es negociar.

Consejo Mundukos. Pacta con tu hospedaje que vayan por ti previamente y si no lo hiciste o no ofrecen el servicio y llegas a la terminar internacional inmediatamente camina hacia la terminal nacional. En la parte de llegadas y salidas nacionales encontrarás muchas tiendas, restaurantes de comida rápida y proveedores de tarjetas SIM que te ofrecerán distintos paquetes de internet (en la internacional solo había uno que ofrecía paquetes de por lo menos 20 USD mientras que si tienes más opciones hay paquetes desde 10 USD). Ya con internet descarga la aplicación de Grab, que es el equivalente a Uber en Asia (lo puedes hacer desde antes para ir preparado y te funcionará en todo Asia), y con esta solicita un conductor de moto (menos de 2 USD por llevarte al centro de Kuta) o taxi. Cualquier opción será mucho más barata que los taxis del aeropuerto (sobre 10 USD para llevarte al centro) y aunque los conductores de Grab no pueden entrar al aeropuerto solo tienes que caminar unos metros más para tomarlos, justo en la salida del estacionamiento.

Muchísimos turistas

Otra de las razones por las que no disfruté Bali fue por la excesiva cantidad de viajeros. Bali sufre las consecuencias del hiperturismo actual, ese que llena playas paradisiacas de vendedores ambulantes, basura, contaminación y que, por supuesto, está terminando con las bellezas naturales de muchas islas paradisiacas como Phi Phi en Tailandia o Bocaray en Philipinas.

Consejo Mundukos. Aléjate de los lugares “obvios” en lo posible, como Kuta. Tienes que pasar por muchos de estos porque son los más valorados o los que ofrecen las mejores conexiones de transporte, pero ve preparado con mucha paciencia al tráfico y multitudes.

Hiperturismo en Kuta Bali – Foto Mundukos

Complicado moverte en la isla

Si sabes conducir moto y estás dispuesto a rentar una tu experiencia en Bali será mucho más sencilla, pero si no es una alternativa prepárate a negociar y negociar por conseguir un conductor de moto, un taxista o un chofer privado que acepten llevarte al destino que quieres por un precio justo. En algunos casos se vuelve realmente desgastan la experiencia y eso sí, sin importar lo que elijas, nunca tomes el primer precio que te den al menos que ya alguien te haya dicho que es el correcto.

Consejo Mundukos. Si viajas solo contratar un tour para conocer varios destinos en un día te puede convenir. En el hotel donde me hospedaba conseguí uno en grupo por 15 USD, si prefieres hacerlo de forma privada el costo individual es de 45 USD por todo el día.

Motos y mucho tráfico en Bali – Foto Mundukos

(Visited 175 times, 1 visits today)