Cameron Higlands: visita a los campos de té de Malasia

Ni todo en el sur de Asia son playas, ni todo en Malasia se trata de calor. Cuando visitas esta zona del mundo por primera vez descubres que mucho de lo que creías saber son solo estereotipos y que en realidad hay mucho por descubrir. Así me ocurrió con Cameron Higlands, una zona del centro de Malasia que poco tenía que ver con lo que conocía y es que, si bien ya había visitado este país y había investigado antes de volver, no me imaginaba lo que me esperaba en este lugar.

Con ese ambiente de los destinos de montaña europeos, descubrí Cameron Higlands, un área especializada en la producción de té y que ofrece diversas rutas de senderismo. Después de 60 días de viaje por fin pude nuevamente usar pantalones largos, una chaqueta y dejar de lado el bloqueador. Y es que, si bien no hace verdaderamente frío, los 13ºC se sienten como 3 después de haber estado dos meses a más de 35 ºC.

Ubicada a más de mil 400 metros de altura, Tanah Rata es el principal pueblo de Cameron Higlands, y es el lugar a donde llegan los autobuses desde ciudades como Penang y Kuala Lumpur. Así que éste fue mi punto de partida para conocer la zona.

Ni tan local, ni tan rural, como pensé; Tanah Rata es un pueblo, pero totalmente preparado para recibir viajeros, ofreciendo incluso alojamientos de lujo con vistas a sus fascinantes montañas. Existen distintas rutas de senderismo en la zona, pero sin duda, la visita obligada es a sus campos de té.

Lo mejor es comenzar la ruta por la mañana, sobre todo en temporadas de lluvia, así que acompañada de dos amigos que hice en la ciudad anterior, iniciamos a las 10 am. Existen desde las más simples, hasta alguna que otra un poco avanzada, pero lo que me quedó claro después de realizar dos es que los tiempos que te dan y el nivel de dificultad es menor al que está escrito. Eso sí tampoco todo es tan sencillo, existen algunas áreas bastante enlodadas y en donde incluso se requiere ayuda de una cuerda, así que si bien no se requiere experiencia previa, sí buen estado físico.

A post shared by Mundukos (@mundukos) on


De la misma manera, es importante considerar que para moverse hacia las distintas rutas y poder visitar los distintos campos de té y granjas sí necesitarás un medio de transporte en muchos casos y las opciones son muy limitadas: autobús público (con muy pocos horarios) o taxi, bastante costoso si lo comparamos con los precios de otras ciudades. Así que en ocasiones lo único que queda es el autostop, una práctica bastante común y muy fácil si consideramos la amabilidad de los locales, esos que con un excelente inglés platican contigo, te saludan desde sus automóviles e incluso llegan a pedir que te tomes fotografías con ellos.

Cameron Higlands es sin duda una experiencia nueva y diferente cuando visitas Malasia. Una buena parada entre la isla de Penang y Kuala Lumpur, y un destino que cada vez comienza a atraer a más y más turistas, como lo muestran sus construcciones de grades hoteles. Quizá en unos años podamos hablar de algo completamente distinto, pero de momento sigue siendo un descanso en el sur de Asia.

(Visited 154 times, 1 visits today)